Esta octava etapa, que ha terminado en Madrid, le ha parecido a Iñaki un poco… “aburrida” y excesivamente calurosa, así nos los cuenta: