La carrera solidaria organizada para recaudar fondos para formar a cuidadores de personas con Alzheimer ya ha completado 711 kilómetros, casi la mitad de los 1.460 que tiene programados hasta llegar a la meta de Bilbao el próximo domingo. Se puso en marcha el pasado sábado en Cádiz y en su ecuador, la etapa octava, ha llevado a los participantes de Toledo a Madrid, en un recorrido de 90,6 kilómetros. Esta es la primera de las dos jornadas de esta iniciativa que ha patrocinado Bankia, que también apoya la de este domingo, desde la capital hasta Segovia.

Nada nuevo en lo que a las condiciones climáticas se refiere. La carrera solidaria Kilómetros de Futuro ha vuelta a contar este sábado con temperaturas superiores a los 40 grados. Eso sí, en esta ocasión, los miembros de la asociación El Futuro es la Memoria, organizadora del evento, ha obtenido la colaboración de los bomberos de Madrid, tanto de la Comunidad como del Ayuntamiento. La etapa tampoco ha resultado muy complicada, ya que predominaron las rectas largas, en las han vuelto a faltar los espacios con sombras.

La prueba ha comenzado en la Hípica de Toledo. Los corredores han avanzado los primeros kilómetros por la carretera N-400 a una velocidad de 16 kilómetros por hora, un ritmo muy superior a los 9 previstos por la organización. Así se ha llegado hasta el parque de bomberos de Aranjuez, donde se ha hecho un breve descanso para reponer fuerzas.

La carrera solidaria ha atravesado Aranjuez y después Valdemoro a un ritmo de 12 km/h, y a su salida los participantes han tenido que recorrer un carril de tierra, lo que ha dificultado la marcha de Iñaki Castañeda con su handbike, pero esto no le ha impedido seguir el camino. Tampoco ha hecho mella en él otro camino que se ha cogido a la salida de Pinto, que tenía muchos baches, piedras y en el que se levantaba mucho polvo.

La comitiva ha avanzado sin problemas y ha llegado a Madrid, tras pasar por Getafe. A la altura de la Caja Mágica se ha hecho un alto para pasar el testigo al actor y director de cine Daniel Guzman, conocido por su participación en la serie ‘Aquí no hay quien viva’. El artista se ha animado a recorrer los últimos metros junto al resto de participantes.

La bienvenida en el punto final ha corrido a cargo de la teniente de alcalde de Madrid, Marta Higueras. La responsable municipal ha querido subrayar que “esta carrera es una metáfora de la peripecia que viven los cuidadores de las personas con Alzheimer”. En este sentido, ha concretado que “miles y miles de ciudadanos, que son nuestros vecinos, se esfuerzan a diario en preservar unas condiciones de vida dignas para ese ser querido al que se le van olvidando las cosas hasta no reconocer a los suyos. Una tarea que no tiene pausas ni permite desfallecimientos, y en la que se involucra toda una cadena humana para atender las necesidades de las personas con demencia”.

Marta Higueras también ha explicado que “el Alzheimer no tiene cura, y su incidencia es tal que constituye un verdadero problema de salud pública, un problema que nos está desbordando”. Por ello ha hecho hincapié en que “formar cuidadores es una de las herramientas más importantes que la sociedad civil organizada tiene para hacer frente a esta enfermedad”.

El manifiesto madrileño que irá hasta Bilbao en el testigo lo ha leído la escritora y poetisa Anna Rossetti, quien ha explicado que “corremos para tomar la delantera al Alzheimer. Para llegar a tiempo de atender debidamente a las personas con demencia. Lo hacemos conscientes de que ésta es una carrera interminable”. Asimismo, ha alabado la acción de la asociación El Futuro es la Memoria y ha argumentado que Kilómetros de Futuro “es, antes que nada, un homenaje a tantas mujeres y hombres que se desviven en el cuidado del ser querido con demencia, que suplen sus olvidos de manera incansable, que se funden con su destino sin maldecir su suerte”.

La escritora también ha querido dejar claro que “el Alzheimer y las demencias no tienen fronteras. Ni geográficas, ni sociales, ni ideológicas”, y por eso “nos hemos dado cita en esta carrera solidaria gentes de distintas procedencias, para enviar a una sola voz un mismo mensaje, escrito en el lenguaje de la solidaridad y del compromiso cívico”. Además, ha recalcado que se trata de “un problema de salud pública. Un desafío que interpela a la sociedad en su conjunto. Por eso nos enorgullece informar de que la inmensa mayoría de los relevistas que se están inscribiendo en esta carrera no tienen ni han tenido un familiar directo aquejado de Alzheimer, pero se han movilizado por una causa que han hecho suya corriendo”.

En el acto también ha participado el director corporativo de la Territorial de Bankia de Madrid Sureste, David López Puig. El representante de la entidad bancaria ha dado ánimos a la asociación El Futuro es la Memoria para completar esta ini