Los ánimos no decaen en la carrera solidaria Kilómetros de Futuro. Los corredores han concluido este miércoles la quinta etapa, una de las más cortas de las 16 fijadas en esta aventura que comenzó el pasado sábado en Cádiz y finalizará en Bilbao el 25 de junio. No obstante, no ha resultado sencillo este tramo de 67,8 kilómetros que ha unido Córdoba con Cardeña, la última que termina en tierras andaluzas. Las temperaturas superiores a 40 grados y un camino que ha presentado dificultades por su orografía y el mal estado de parte del trayecto han llevado a que los participantes tuvieran que ir dosificando sus energías.

La estrategia a seguir ha sido la misma que en las cuartas jornadas anteriores: beber mucha agua y relevos cortos. Iñaki Castañeda, montado en su handbike, ha sido el único que ha superado este miércoles los 67,8 kilómetros y en su marcha se ha ido encontrando con la compañía de bomberos de Córdoba y miembros voluntarios de la asociación organizadora del evento, El futuro es la Memoria.

La carrera solidaria pensada para obtener fondos para formar a personas afectadas por Alzheimer ha comenzado en el Centro Agropecuarios, de Córdoba. Poco después han llegado hasta Alcolea, desde donde se ha cogido rumbo a Villafranca de Córdoba, para lo cual se ha tenido que ascender por la sierra. Una vez dejado atrás el municipio, se ha cogido una vía de tierra, poco transitado, pero en malas condiciones. La ruta presentaba muchos baches y socavones, por lo que los deportistas han tenido que ir con cuidado, especialmente Iñaki Castañeda con su handbike para no pinchar una rueda, algo que ya le ocurrió en la tercera etapa, saliendo de Sevilla. En esta ocasión, no se ha producido este problema.

Los últimos kilómetros hasta Montoro se han llevado a cabo por una carretera asfaltada. En este municipio se ha hecho una pequeña parada, dado que la alcaldesa Ana María Romero les ha recibido para darles su apoyo. A partir de aquí se ha comenzado una ascensión de casi 30 kilómetros, lo que ha resultado muy exigente. Montoro se encuentra a 151 metros de altitud, mientras que el punto de meta en Cárdeña está a 747. Los participantes han tenido que hacer frente a una carretera sin lugares sombríos.

La llegada a Cardeña resultó muy acogedora, con la participación de decenas de ciudadanos, que se han sumado tanto a pie como en bici. A la entrada del pueblo se pasó el testigo al concejal de Deportes, Francisco Javier Álvarez, que se encargó de llevarlo en los últimos metros hasta la meta. La alcaldesa de la localidad, Catalina Barragán, les ha estado esperando en la plaza. Allí les ha agradecido por su esfuerzo y por haber pensado en “Cardeña como final de una de estas etapas”.